lunes, 19 de noviembre de 2012

9- UN POCO DE PLAYA EN CAYO JUTIAS. Puerto Esperanza - Cayo Jutias 48 kms

Ya tenía ganas de disfrutar de un poco de playa y salí con buen ritmo hacia Cayo Jutias. No sabía donde me iba alojar porque en Cayo Jutias no hay donde quedarse. En Cuba está prohibida la acampada libre, pero si no encontraba nada mi idea era buscar un trozo de playa escondida y plantar mi tienda.
Tomé la carretera de San Cayetano a Santa Lucía (25 kms), con unas rectas interminables, tramos en mal estado, pero muy bonita y solitaria.

La carretera a Santa Lucia. Algunos animales y poca gente.

 Antés de llegar a Santa Lucia me paró un guajiro que era de apellido Alvarez. - De los Alvarez de España, me decía. Quería que le buscara a su tatarabuelo que era gallego, jajaja.


Para llegar a Cayo Jutias hay una carretera hecha con piedras sobre el mar, a esto se le llama "pedraplén". En Cuba hay varios de estos pedraplenes para llegar a islas o a penínsulas con dificil acceso.
Justo al comenzar el pedrapn se pasa por la caseta del gobierno donde hay que pagar 5 CUC por la entrada al Cayo. Estuve hablando un poco con el chico y me dijo que había posibilidad de acampar junto al Ranchón (restaurante), que hablara con la chica del aparcamiento y ella me indicaría.
Llegue a las 11:30 al aparcamiento y hablé con la chica. Me dijo que ellos tenían tiendas de campaña y que cuando todos los turistas se fueran, a las 17:30 hrs. la montarían junto al Ranchón. Dejé mis alforjas en unas taquillas y me fui a tomar una cerveza y a disfrutar un poco de la playa.

Pedraplén a Cayo Jutías

Una merecida cristal en el Ranchón de Cayo Jutías

Es un lugar bastante turístico pero ese día tan solo pasaron 20 o 30 personas. Parece ser que en verano se masifica.



Curioso donde termina la carretera

Parece que las ramas esten puestas para la foto


Aunque hacía viento y el mar estaba un poco agitado, los colores eran espectaculares

Si te retiras un poco del ranchón hay playas espectaculares y solitarias


Aquí me estuve bañando un rato. La temperatura del agua es similar a la del mediterraneo en verano, demasiado fría para los cubanos.





Por estas sendas se accede a las playas más solitarias. Aquí me encontré con unos tios que se dedican a cocinar langostas a la leña para los turistas. Por supuesto a precios más baratos que en el ranchón.


Ya iba cayendo la tarde y la playa se quedaba desierta


En esa caseta estaban los aseos y las taquillas.

Solo por este atardecer merecía la pena venir

En el Ranchón se quedan todas las noches dos empleados como guardas. Van turnándose cada noche con otros compañeros. Esa noche se quedaba Alberto, el chico que conocí en la caseta de entrada, y la chica del aparcamiento (que tenía un nombre muy raro que no recuerdo). En un principio pensé que lo de la acampada era un servicio que ofrecia el Ranchón, pero más tarde me confesaron que era algo que se habían montado entre algunos empleados para sacarse algo de dinero. Con los miseros sueldos que tienen es normal que se busquen la vida, si no es imposible vivir (por la izquielda, como dicen los cubanos). Hace unos años Alberto era profesor pero se lo tuvo que dejar, cobraba 15 CUC al mes, sueldo normal en cuba pero con el que apenas se puede subsistir. Me contaba que cuando daba clases no tenía dinero ni para ropa, que vestía con chanclas rotas y  ropa zurzida. Al menos en el turismo podía recibir algunas propinas.
Cuando se marchó el último turista me ayudaron a montar mi tienda, las que tenían ellos eran al menos de la época de "la revolusión", me decían. Después estuvimos de charla en el interior del Ranchón, porque según ellos hacía frio fuera. Si que hacía viento, pero el frio era como cualquier noche de verano en España. Vamos, que para congelarse!!!
En estos lugares tan apartados y sin contaminación lumínica se puede apreciar el firmamento en toda su plenitud. Miles de estrellas que se amontonan unas encima de otras. Este espectáculo solo lo había visto una vez con Merce en las Islas de San Blas en Panama.



Hotel de 1000 estrellas


2 comentarios:

  1. Una maravilla lo que cuentas.Afortunado tu! Un saludo!

    ResponderEliminar